Intranet     Webmail    Trabaje con Nosotros      scht@scht.com.pe


Schmidt & Chávez-Tafur Ingenieros S.R.L. lleva casi 40 años dedicada al mejoramiento integral de la calidad de los procesos de Proyectos de Construcción.  


Nuestros servicios incluyen Gerencia de Proyectos; Supervisión de Obras; Auditorias Técnicas y/o Económicas; Elaboración y/o Evaluación de Presupuestos; Supervisión Económica y/o Financiera de Proyectos; y Supervisión y Auditoría de obras por impuestos.


A lo largo de 38 años de vida hemos brindado nuestros servicios a más de 236 clientes, que nos han confiado 488 proyectos, con 8,803,331 m2 de área construida, lo que representa una inversión que bordea los 2,436 millones de dólares. Son casi cuatro décadas sintiéndonos orgullosos y satisfechos de haber contribuido a generar a nuestros clientes mayor valor a sus proyectos, optimizando su tiempo y racionalizando sus costos.


Los pilares fundamentales del crecimiento y posicionamiento de nuestros servicios son los aportes de nuestros colaboradores, cuyo compromiso y valores de calidad, seriedad y honestidad, se han fusionado para convertirnos, cada vez, en socios estratégicos de nuestros clientes.

años de experiencia
0
proyectos concluídos
0
M2 de área construída
0
Millones de USD$ invertidos
0


MENSAJE DEL GERENTE GENERAL


Un difícil momento es cuando la palabra corrupción es la más usada en las noticias. Los inversionistas buscan seguridad en todos los aspectos de sus negocios y la construcción no es una excepción.


Cuando en 1961 vi por primera vez a un supervisor en acción, este circunspecto señor visitaba la obra dos veces a la semana —era un edificio de 22 pisos— y con un movimiento de cabeza aprobaba o rechazaba el trabajo que en ese momento había requerido su atención.


Hoy, un supervisor o gerente de proyectos requiere de mucho más: en lo técnico, en los procesos de control, en los instrumentos de medida, en la especialización en los procesos utilizados, y tanto más.


Pero hay un aspecto que no debería haber cambiado y que no debe cambiar; algo que ningún progreso técnico o intelectual, práctico o teórico, puede poner de lado y ese aspecto es la Ética y Honradez Profesionales: saber decir la verdad para lo bueno y para lo malo, en lo público y en lo privado, en lo personal y en los negocios. Eso es ser un buen Supervisor.


Para SCHT, esa seguridad que necesitan los inversionistas sólo vendrá dada por esa Ética y Honradez Profesionales de las que acabo de hablar.


Sólo convirtiéndolas en parte intrínseca del modo de ser y de actuar de todos y cuando no sea un asunto difícil de encontrar sino la moneda corriente de transacciones y políticas, la mala palabra del primer párrafo dejará de acaparar las noticias de cada día.